Endoscopia

Endoscopia

La endoscopia superior permite al médico examinar el recubrimiento de la parte superior del tracto gastrointestinal, que incluye el esófago, el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). El médico utiliza un tubo delgado y flexible que lleva en su interior una videocámara para visualizar de manera óptima las áreas en un monitor de video, al mismo tiempo el médico toma fotografías de áreas de importancia y graba el estudio en formato dvd, para posteriormente analizarlo junto con el paciente y solucionar sus dudas.

Aparte de ser un estudio diagnóstico, la endoscopia nos permite realizar procedimientos curativos como por ejemplo cauterizar úlceras que estén sangrando, inyectar o ligar varices en el esófago, dilatar o ensanchar una zona que se ha estrechado en el esófago o estómago, cortar y extraer pólipos y detectar y tomar biopsias en casos de sospecha de cáncer de tubo digestivo alto.

El estudio se realiza con el paciente en ayuno, se le coloca un suero a través del cual un médico anestesiólogo le administrará sedantes de corta duración para que el paciente en ningún momento sienta molestias, al finalizar el estudio el paciente queda en reposo por 15 a 30 minutos y posterior a eso sale por su propio pie, sin efectos de mareo, náuseas ni dolor y puede ingerir alimento.